DEDO EN RESORTE

 

1.     ¿Qué es?

 

El dedo en resorte, dedo en gatillo o tenosinovitis estenosante, es un problema que afecta a los tendones de la mano y a las poleas que flexionan los dedos. Los tendones trabajan como largas cuerdas que conectan los músculos del antebrazo con los huesos de los dedos. En los dedos, las poleas son una serie de anillos que forman un túnel a través del cual se desliza el tendón, en forma similar a las guías de una caña de pescar. Estas poleas mantienen al tendón próximo al hueso. Tanto los tendones como el túnel tienen un revestimiento que permite el fácil deslizamiento del tendón a través de las poleas.

 

2.     ¿Cuál es su causa?

 

Algunos dedos en resorte están relacionados con enfermedades como la artritis reumatoide, la gota o la diabetes. El uso repetitivo de herramientas puede irritar e inflamar los tendones. Ocasionalmente un traumatismo localizado en la palma o la base del dedo puede ser un factor desencadenante, pero en la mayoría de los casos no hay una causa claramente definida. El dedo en resorte se presenta cuando la polea en la base del dedo se hincha demasiado y aprisiona al tendón, no dejando que se mueva libremente. A veces en el tendón se forma un nódulo (nudo), o una hinchazón de su recubrimiento.

 

3.     ¿Cuáles son los síntomas?

 

El primer síntoma puede ser una molestia en la base del dedo, en el punto de unión con la palma. Esta zona es a menudo muy sensible a la presión localizada y a menudo puede hallarse en ella un nódulo. También podría observarse una leve hinchazón. A medida que empeora la inflamación del tendón, el dedo puede presentar chasquidos o quedarse atascado cuando se intenta enderezarlo (Fig. 1). Cuando se suelta el tendón inmovilizado, el dedo salta como si estuviera apretando el gatillo de una pistola. Esto irrita el tendón aún más y podría dar inicio a un ciclo de inmovilización e hinchazón. En ocasiones el dedo queda trabado, y es difícil enderezarlo o flexionarlo.

 

4.     ¿Cómo se diagnostica?

 

No es necesario efectuar ninguna prueba específica. Con el interrogatorio o el examen de su médico puede diagnosticarse.

 

5.     ¿Cómo se trata?

 

Para reducir la inflamación pueden utilizarse antiinflamatorios, férulas o modificar las actividades que supongan movimientos repetitivos. A menudo, una inyección de anestésico local y corticoide en la zona que rodea al tendón y la polea resulta efectiva para mejorar los síntomas. Si éstos no mejoran está indicada la cirugía que consiste en abrir la polea en la base del dedo, para que el tendón pueda deslizarse libremente. Después de la cirugía es importante empezar a mover el dedo cuanto antes.

 

Dedo-resorte1-dibujo

Figura 1: Dedo engatillado en la polea de la base del dedo.